Mucho se ha dicho sobre las diferencias elementales entre el sexo masculino y femenino. En el ámbito de la intimidad, prevalece el estereotipo de que los hombres piensan en sexo la mayor parte del tiempo mientras que las mujeres requieren de todo un proceso de preparación previa con altas dosis de inversión emocional para estar plenamente dispuestas a tener relaciones.

 

En Phrònesis, hemos querido adentrarnos en esta rama de la “cultura popular” para definir, conforme a datos científicos y opiniones de expertos, qué es realmente lo que distingue la libido femenina de la masculina. ¿Es cierto, por ejemplo, que la excitación en las mujeres depende de la compenetración emocional con su pareja?

Sigue leyendo y averígualo.

El deseo sexual en las mujeres es más complejo y frágil que en los hombres, no sólo por un tema de biología, también tiene que ver con la psicología. Generalmente, en las mujeres el deseo sexual es más variable, más relacionado con el modo en que se sienten consigo mismas, con lo que está aconteciendo en sus vidas, eso por no mencionar la forma en que su pareja se comporta en la intimidad.

“Sexual Desire in Female”, Psychologytoday.com

Características de la libido femenina

  1. En las mujeres, el deseo sexual guarda una relación estrecha con la intimidad emocional. Las mujeres, a diferencia de los hombres, se excitan con la proximidad emocional y no la física.
  2. La libido femenina se ve más influenciada que la masculina por la cultura y el contexto social. Las mujeres que pertenecen a grupos religiosos, por ejemplo, tienden a mostrar menos apertura en relación con temas sexuales y a ser más restringidas en la intimidad.
  3. Para las mujeres, el sexo es una experiencia de juego y disfrute. A diferencia del género masculino, no persiguen únicamente el resultado (tener un orgasmo), prefieren que su deseo sea alimentado y que en el proceso preliminar tomen parte las emociones a través de caricias y provocaciones.
  4. Las mujeres son mucho más propensas que los hombres a tener relaciones sexuales con personas del mismo género, esto se debe a que son generalmente menos “rígidas” en un contexto sexual y más abiertas a la experimentación. De hecho, estudios han demostrado que las mujeres tienden a declararse bisexuales con más frecuencia que los hombres.
  5. Las mujeres basan sus decisiones sexuales en la opinión y comportamiento de su grupo de pertenencia (círculo de amigas) más que los hombres.
  6. Entre más alto es el nivel educativo de una mujer, mayor es el número de prácticas sexuales que prueba a lo largo de su vida.
  7. Según la terapeuta sexual Laurie Watson, solo el 15% de las mujeres consigue tener un orgasmo a través de penetración vaginal. Las que lo consiguen, por lo general han recibido estimulación previa en el clítoris.
  8. A diferencia de los hombres, las mujeres tienden a iniciar la fase preliminar de una relación sexual siendo “sexualmente neutrales” y no apasionadas. Sin embargo, a menudo que la situación comienza a tornarse más acalorada, ellas también lo hacen. La excitación en las mujeres presenta un pico ascendente muy pronunciado, mientras que en los hombres se mantiene en una línea relativamente estable.
  9. En un promedio categórico, es más complicado para las mujeres que para los hombres excitarse al punto de iniciar una relación sexual, como también resulta más difícil tener un orgasmo. Esto ocurre porque la libido masculina es de “lógica directa” y guarda más relación con el placer físico, mientras que la libido femenina involucra factores psicológicos, emocionales y sociales.
  10. Según un estudio realizado por la Universidad de Northwestern, las mujeres heterosexuales pueden excitarse en igual medida con películas eróticas de índole heterosexual u homosexual (hombre-hombre, mujer-mujer). Los hombres heterosexuales, en cambio, prefieren los filmes heterosexuales o lésbicos (mujer-mujer).
twittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here