Estos ocho millones suponen el cinco por ciento del total de la fuerza laboral en el país, y la mayoría se encuentra empleados en el sector de la agricultura, un 26 por ciento, y la construcción, un 15 por ciento. La cifra máxima, apuntó el reporte, que se basa en datos del Gobierno estadounidense, alcanzó en 2009, los 8,3 millones.
Por estados, ocho han registrado declives notables en su número de trabajadores inmigrantes indocumentados: Alabama, California, Georgia, Illinois, Kansas, Nevada, Carolina del Sur y Rhode Island.
Mientras que en otros siete se ha incrementado: Luisiana, Minesota, Nueva Jersey, Pensilvania, Utah, Virginia y Washington.
La tendencia se ha mantenido sin apenas cambios en los últimos siete años, después de registrar un significativo aumento en la década de 1990 y la primera década del siglo.
En las últimas dos décadas se ha pasado de 3,6 millones de inmigrantes indocumentados en 1995, a los 5,6 millones en 2000, y los 7,3 millones en 2005.
El Gobierno cifra en 11,1 millones el número de inmigrantes indocumentados, que representan el 26 por ciento del total de 43,6 millones de residentes nacidos en el extranjero y el 13,6 por ciento de los cerca de 320 millones de habitantes. (I)

Washington, EFE. 

twittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here