El presidente de Bolivia, Evo Morales, confirmó que renuncia a la Presidencia después de casi 14 años en el poder, en un video desde algún lugar del país. Tras el anuncio de Morales, siguió el del vicepresidente, Álvaro García Linera, quien también dimitió a su cargo. Morales y Linera aparecieron juntos por sorpresa en un video en el que también hacen un llamado a la pacificación del país.

Previamente, las Fuerzas Armadas de Bolivia y la Policía Boliviana pidieron a Morales, que renuncie a su cargo para pacificar al país, sumido en una crisis política y social desde las elecciones generales del pasado 20 de octubre. El comandante en jefe de la institución castrense, Williams Kaliman, y el comandante de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, leyeron por separado sendos comunicados, sugiriendo el primero y pidiendo el segundo la renuncia de Morales.

En horas de la mañana del domingo 10 de noviembre, Morales había anunciado la convocatoria a nuevas elecciones generales, luego de que un informe preliminar de la Organización de Estados Americanos (OEA) recomendara la repetición de la primera ronda de los comicios celebrados el pasado 20 de octubre que le dieron como ganador.

«He decidido convocar a nuevas elecciones», indicó el ahora exmandatario desde el aeropuerto internacional de El Alto, ciudad vecina a La Paz. Morales aseguró que para el efecto se renovará el órgano electoral, que ha sido blanco de cuestionamientos por parte de sectores opositores. Acompañado de dirigentes de organizaciones sociales, Morales señaló que el Legislativo, órgano competente para renovar el tribunal electoral, iniciará el proceso para nombrar nuevos vocales.