Julián Assange cumplió ayer seis años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres,ante el temor de ser extraditado a Suecia acusado de un delito sexual, aunque en la actualidad teme ser extraditado a Estados Unidos para responder por la filtración de miles de correos secretos de numerosas instituciones.

Su abogado, Jennifer Robinson, ve en la elección de la excanciller María Fernanda Espinosa como nueva presidenta de la Asamblea General de la ONU, una salida al caso, pues confía que lo eleve al órgano mundial de deliberación.

Robinson recordó que en mayo de 2017 la Fiscalía sueca cerró la investigación preliminar abierta contra Assange en 2010 por un supuesto delito de violación y que, en realidad, su estancia en la embajada ecuatoriana “siempre se ha debido y se debe al riesgo de extradición a Estados Unidos”.

La abogado teme que el acercamiento entre Lenín Moreno y el gobierno de Donald Trump perjudique finalmente a su cliente. Mike Pompeo, el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), calificó a Wikileaks como un “servicio hostil de inteligencia”, por lo que, si su cliente saliera de la embajada, sería detenido y se enfrentaría a cargos de espionaje.

twittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here