Y es que luego de dos fechas de buscarlo, de armar la fiesta la semana pasada en su estadio, el Monumental, donde cayó ante Emelec y todo quedó ahí, ayer en la penúltima fecha de la segunda etapa, con un estadio ambateño colmado de amarillos, los dirigidos por el uruguayo Guillermo Almada salieron decididos a ganar el partido.

El uruguayo Jonathan Álvez, el argentino naturalizado ecuatoriano Matías Oyola y Washington Vera, este último por partida doble, otorgaron el triunfo a Barcelona, que solo necesitaba ganar para ser el nuevo campeón. Mientras que Marwin Pita y Carlos Quinteros descontaron para Mushuc Runa, que también buscaba un triunfo para seguir con vida en la categoría, algo que nunca pudo conseguir y descendió a la Serie B.
Al final, los festejos de los aficionados toreros no se hicieron esperar y en todo el Ecuador la gente salió a las calles a celebrar la estrella 15. En Cuenca, la avenida Remigio Crespo fue uno de los lugares de encuentro de los aficionados para cantar y saltar por la consagración de su equipo. La familia Moreno-Regalado y otras, junto a la barra sur oscura Cuenca, festejaron la conquista.

Dirigentes
José Francisco Cevallos y el argentino nacionalizado ecuatoriano Carlos Alfaro Moreno, que como futbolistas fueron campeones con Barcelona, alcanzaron ayer el primer título en calidad de directivos del club guayaquileño.
Cevallos, quien también fue portero titular de la selección ecuatoriana, es el presidente de la entidad y el exdelantero Alfaro Moreno ocupa la vicepresidencia.
“Pepe Pancho”, de 45 años, como portero torero ganó los títulos de 1991, 1995 y 1997. Asumió la presidencia en octubre de 2015. Carlos Alfaro Moreno, de 52 años, fue campeón con el club ecuatoriano en 1995 y 1997.
El título tiene mérito, ya que ambos exfutbolistas asumieron la administración en uno de los peores momentos del club, marcado por una crisis económica que lo tenían al borde de recibir una suspensión de la FIFA. Además, la plantilla acumulaba meses sin recibir sus salarios.
Si bien los resultados futbolísticos reducían las posibilidades para que el técnico uruguayo Guillermo Almada continuara al frente del club, los exfutbolistas acertaron, no solo ratificándolo sino extendiendo su contrato.


Almada dio espacio a los jóvenes en todas las líneas, de manera especial en la defensa, donde el promedio de edad es de 22 años. El técnico rompió la tradición del Barcelona de recurrir siempre a jugadores experimentados para armar el sistema defensivo del equipo.
El trabajo de Almada con sus jóvenes pupilos, fortalecidos por el defensa o centrocampista brasileño naturalizado uruguayo Gabriel Marques y de todo el equipo, permitió a Barcelona construir la mejor defensa del año 2016, con 32 goles recibidos a falta de un partido para cerrar la temporada.
Pero si la telaraña defensiva que tejió Almada ha merecido elogios, la contundencia y el sinnúmero de variantes ofensivas también le han hecho temible entre los rivales. Han marcado 90 goles en 43 partidos.
Al buen trabajo de Marques, de 28 años, se une el del centrocampista argentino Damián Díaz, fígura del torneo, de su compatriota nacionalizado ecuatoriano Matías Oyola y del goleador uruguayo Jonathan Álvez. (D)

twittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here