Mediocridad. Ese término calza para la temporada hecha por Liga de Quito, lo dijo el dirigente Esteban Paz. El próximo sábado el club cerrará el año ante Mushuc Runa y tendrá que conformarse con haber clasificado a la Sudamericana.

El pasado domingo, El Nacional aplastó con un 5-0 al equipo de Álex Aguinaga. El técnico ecuatoriano, muy afectado en lo anímico, fue concluyente: “Hoy se cierra el ciclo de todos nosotros”, sentenció.

“Ahora solo esperamos alzar el ánimo de los jugadores para terminar bien (ante Mushuc Runa)”, se esperanzó, quien fue el tercer estratega blanco de este año, después de Claudio Borghi y Álvaro Gutiérrez.

El Güero prefirió no opinar si desea seguir al frente del plantel en el 2017. “Después de un 5-0 no es el momento. Si lo dijera sonaría a burla. El dolor que siento no me da para decir nada, solo agradecer a los jugadores”, indicó.

Aguinaga continuó con el discurso que sonó a despedida. “Liga planifica con tiempo el torneo del próximo año. Esta vez se esperó hasta el último por un buen resultado. Hoy (el domingo) era el momento de dar el golpe (a los criollos) pero no se pudo”, declaró.

El DT, como ha sido la tónica, remarcó que este 2016 a su equipo le faltó contundencia en el ataque. Es el que menos goles marcó: solo 40.

De cara al 2017, el argentino Eduardo Domínguez o el uruguayo Gustavo Munúa podrían suceder a Aguinaga. (D)

 

twittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here