De lejos parece una montaña más de escombros que dejó el terremoto en Manta, pero de cerca el panorama es otro.

Frente a lo que era el centro comercial Felipe Navarrete hay restos del edificio mezclados con materiales educativos, de oficina, artículos de bazar, juguetería, material de fiestas y otros productos. Todo esto le pertenecía a la empresa “Todo en Papelería”, que funcionaba en la segunda planta del edificio, donde murieron más de 94 personas, entre clientes y trabajadores del centro comercial.

Gonzalo Cedeño, propietario de “Todo en Papelería”, reveló que tenía más de un millón de dólares en mercadería.

Incluso recordó que días antes del terremoto se abasteció de productos, porque faltaban pocos días para el inicio de clases.

Cedeño dijo que no busca recuperar nada de lo que está mezclado con escombros, que todo irá a la basura, porque ya no le sirve. Solo quiere recuperar las computadoras, donde guardaba toda la información de su negocio y la lista de clientes que le deben más de 150 mil dólares. “De todo esto lo que más me duele son las pérdidas humanas, porque lo material se recupera”, agregó él.

El “Felipe Navarrete” es parte de la “zona cero”, en Tarqui, que comprende una extensión de 12 calles y 13 avenidas.

Todo es vigilado por 359 policías y 224 militares. El objetivo es evitar robos en la zona.

En cada cuadra del sitio es común ver hasta tres militares o policías dando seguridad, pero en el punto donde se encuentra el edificio Felipe Navarrete, en la avenida 109 entre calles 102 y 103, la vigilancia es mayor.

El Ejército explicó que en el sitio la seguridad es mayor para evitar que la gente se lance a buscar objetos de la papelería revueltos entre los escombros. También porque al lado está el banco Pichincha, lo que atrae más a los delincuentes.

twittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here