Foto: Policía Nacional

Más de 11.000 operativos ejecutados por la Policía Nacional de Ecuador del 1 al 8 de diciembre, en la zona de Guayaquil, han dejado un balance de más de 200 detenidos, siete bandas desarticuladas y 1,4 toneladas de droga incautadas.

Así se desprende de los datos revelados tras la II Mesa de Seguridad convocada este miércoles en la segunda urbe del país y su principal centro comercial, donde la seguridad ciudadana había decaído en los últimos meses, tras poner fin el Gobierno al confinamiento por la pandemia del coronavirus.

En la reunión para conocer los avances del plan «Más Seguridad», lanzado hace unas dos semanas, participaron la alcaldesa Cynthia Viteri, que lo hizo a distancia; el gobernador de la provincia de Guayas, Luis Chonillo; la generala Tanya Varela, subcomandante general de la Policía, y otras autoridades civiles y policiales.

Los resultados fueron expuestos por generales de la Policía a cargo de cada una de las cinco mesas de trabajo del Comité de Seguridad integrado por la Policía y el Municipio.

Según un comunicado de la Alcaldía, Chonillo dijo que «policializar la ciudad» permitió, del 1 al 8 de diciembre, lanzar «11.640 operativos» que produjeron «227 detenidos», «1,4 toneladas de drogas decomisadas», y la desarticulación de «siete bandas».

«La seguridad es un compromiso de todos y hemos visto que el trabajo coordinado, interinstitucional e integrado nos ha permitido obtener estos resultados», manifestó por su parte la generala Varela.

Y aseguró que en esos ocho días se ha producido una única muerte violenta, «al día siguiente de haber incautado una tonelada de droga», en comparación con el período anterior al lanzamiento de la operación en el que llegaban a morir varias personas a la semana.

Después de un suceso en el que fallecieron tres personas en 48 horas, que seguía a otros que amenazaron la seguridad ciudadana, se desplegaron 500 agentes especiales en las calles de Guayaquil y de ciudades aledañas.

El general César Zapata, comandante de esa zona, destacó en la reunión que la Policía Nacional identificó que «las muertes violentas se están produciendo en Durán, Sur y Esteros, ya intervenidos por la Policía con prevención situacional».

A raíz del deterioro de la seguridad, el Gobierno ecuatoriano decidió activar mesas de seguridad en todas las provincias, y en el caso de Guayas con fuerzas especiales. EFE