Un abrazo de la comunidad de Hudson Valley dio la bienvenida a Juan y María Guambaña, quienes junto con sus tres hijos se refugian desde ayer en una iglesia de Nueva York para evitar su deportación. La pareja es originaria de Nero, al sur de Cuenca.
Mauricio Guambaña, el hijo mayor de la familia, indicó que sus padres recibieron una orden de inmigración para que abandonen el país, en donde han criado a sus tres hijos, incluyéndolo a él, quien teme que su estadía también se vea afectada.
Mauricio es beneficiario del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA por sus siglas en inglés, y se encuentra estudiando en la universidad. Pero su legalidad puede verse afectada por los nuevos programas de migración del gobierno de Estados Unidos.
En el caso de que Mauricio y sus padres se vean obligados a regresar a Ecuador, las dos hijas menores del matrimonio Guambaña, de 21 y 8 años de edad, se quedarían solas en Nueva York, sin un sustento económico que les permita continuar sus estudios o incluso sobrevivir en los Estados Unidos.
La Comunidad de Hudson Valley, mediante un comunicado en redes sociales, explicó que la familia fue trasladada por manos amigas hasta la iglesia donde hoy se refugian para evitar la deportación.
Los voceros del colectivo indicaron que “junto a la comunidad y líderes locales se protegerá y luchará para evitar” la deportación de los cuencanos.
“Hacemos un llamado a la unidad, organización y resistencia para decir basta a la separación de las familias”, continúa el comunicado, en el que se resalta que “la familia inmigrante no está sola y tiene todo el apoyo de líderes comunitarios, religiosos y políticos que buscarán que la Corte de Inmigración brinde la oportunidad de una nueva audiencia y reabra su caso”, comunicaron. (I)
Los padres de la familia de migrantes refugiados en la iglesia son oriundos del sector de Nero, ubicado al sur de la ciudad de Cuenca.

twittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here